logo-fundacion-maria-wolff-ORGfacebookmini  linkedinminitwitterminiyoutubeminiSpainUnited KingdomGreat BritainGermany

blog-headlines

Lunes, 23 Febrero 2015 00:00

Atención centrada en la persona con demencia

Estamos asistiendo a una revolución importante en el campo del cuidado de las personas que padecen demencia. La evolución de las terapias farmacológicas y no farmacológicas representa un avance clave en el ámbito de la salud.

No hemos conseguido aún la cura pero sí estamos optimizando el proceso de cuidado. Este cuidado se está nutriendo, especialmente, desde el punto de vista de  la enfermedad: cómo retrasarla, cómo prevenir complicaciones, cómo controlar la sintomatología, cómo estabilizar el estado funcional de las personas, etc. 

Pero… ¿Y la persona? ¿La estamos viendo? ¿Cómo es el mundo interior de una persona que padece demencia? ¿Qué hemos de hacer como profesionales para mantener su bienestar?  La demencia no sólo afecta a una dimensión de la persona.  Es fundamental tener una mirada amplia y atender todas sus dimensiones. La persona no es sólo mente ni comportamiento, también es cuerpo y emoción.

Hoy sabemos que la identidad de una persona no depende únicamente de sus pensamientos, su lenguaje o su capacidad, por ejemplo, para escribir. El mundo emocional de las personas con demencia se mantiene vivo, con esperanza de seguir alimentándose para conservar, al menos, una parte de la identidad de la persona y con ello, un bienestar, aunque éste sea relativo. El reto profesional que nos ocupa en este sentido consiste en adoptar y extender en la práctica cotidiana y de servicios asistenciales un enfoque basado en la atención centrada en la persona, para que los cuidados ofrecidos se personalicen respetando en todo momento la singularidad y voluntad de la persona que está siendo cuidada. Pero, ¿cómo nos aproximamos a las personas con demencia para que nos guíen en nuestro quehacer como profesionales y así podamos diseñar formas de cuidado y de bienestar personales?

Partir de la biografía de las personas a las que atendemos es fundamental para integrar pasado y presente. Esta es la manera de adoptar una perspectiva amplia y, así,  preparar un futuro acorde a lo vivido, preservando, en la medida de lo posible, sus identidades.

¿Hay algo más bello que el ser tratados como personas singulares y únicas hasta el fin de nuestros días?

Vera Santos Martínez

Vicepresidenta de la Asociación Española de Psicogerontología

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Más información